Somos buscavidas… Cacas a domicilio

De como ahorrar en presupuesto armamentístico, aprendiendo a reutilizar materiales orgánicos…

El otro día en facebook me sugirieron una pagina muy curiosa: CACAS A DOMICILIO. Primero pensé en uno de tantos grupos que se dan de alta en la red para discutir los temas más diversos: Yo-también-me-acuerdo-de-tu-madre-cuando-me-cantas-tangos, No-soporto-tus-ronquidos-a-media-noche o Detesto-cuando-me-dicen-señora-en-la-cola-del-supermercado….. Reconozco que lo que más me llamó la atención, fue el logo -Éste al menos, se lo ha currado…– pensé y pinché en el enlace.
Lo cierto es que todo parecía una broma maloliente, pero mirando mirando, encontré una web y, aun perpleja, llegué a la conclusión de que, efectivamente, alguien estaba vendiendo mierda de vaca por internet y, lo más asombroso: HABÍA COMPRADORES!!!!
No me lo pensé dos veces, y me puse al habla con Germán, uno de los creadores de esta original idea que, pensándolo fríamente, pude revolucionar nuestra manera de comunicarnos con los enemigos: ¿te imaginas a Aznar enviando una mierda de caballo a Zapatero? Seguro que su mensaje quedaría mucho más claro que con esa cancioncilla repetitiva de siempre: “Vayasé, señor ZP”. Así mismo, los terroristas, en lugar de colocar bombas lapa o estrellar aviones suicidas, bastaría que enviaran un cargamento de mierda de vaca a sus objetivos y no habría bajas personales ni daños colaterales; después del primer impacto de hedor, una buena ducha y a seguir con las tareas. ¿Se consideraría esto “Arma Biológica”?
Vamos al grano, “Cacas a domicilio” está compuesto por dos amigos que estudiaron juntos Empresariales: María Gallego y Germán Pérez. Ambos se dedican a las finanzas y compaginan sus trabajos con este nuevo proyecto.
Por favor, contadme como se os ocurrió esta idea.
Surgió de manera casual en una conversación entre varios amigos en una cafetería (esto fue en febrero o marzo de este año). Estábamos hablando de un amigo común a todos, que nos había hecho una pequeña faena, y la conclusión fue “bah, que se vaya a la mierda”. Pero sin mayor problema, no rompimos nuestra amistad.
Al día siguiente María y yo retomamos las críticas a esta persona y de pronto se nos ocurrió que en lugar de mandarle a la mierda le podíamos enviar una mierda. Nos reímos de la posibilidad y luego empezamos a pensar en qué tipo de mierda sería la mejor: que si vaca, que si cerdo, que si cabra… todo desde un punto de vista teórico y sin querer ponerlo en práctica.
Pero yo le di un par de vueltas más y regresando de mi trabajo me paré en un picadero de caballos que tengo cerca. Pedí permiso para coger caca de caballo, me la llevé en una bolsa y al llegar a casa la metí en una fiambrera (de las de comida para llevar) y al día siguiente se la envié por correo.
A las semanas coincidí con este amigo y su mujer en una cena con María y su marido; nos comentó que había recibido una especie de caca en una fiambrera. Nos lo contó “descojonado” pensando quien había sido el capullo que se lo habría enviado. Su mujer también se lo había tomado a risa. Le dije que fui yo y nos estuvimos riendo un rato.
Al día siguiente María me llamó y le dimos vueltas a poner en marcha el servicio de envío de cacas.
Lo primero que hicimos fue elegir los tipos de caca a enviar. Contactamos con zoológicos (el de Madrid y Faunia, pensando en mandar caca de animales raros, tipo león, mono, búfalo…), veterinarios (para perros y gatos) pero nos dimos cuenta de que era demasiado complicado así que nos dirigimos a algo más cercano y sencillo: caballos y vacas. Encontramos rápidamente vaquerizas y picaderos y llegamos a un acuerdo de recogida con ellos.
En paralelo fuimos buscando envases para el producto y fórmulas de envío, así como un diseñador de páginas web (Web Art Estilo, que nos ayudó enormemente con sus ideas de diseño gráfico y presentación de los productos muy visuales) y el sistema de cobro.
Por último, se nos ocurrió que también podía ser interesante el envío de camisetas.
Empezamos todo esto en mayo y lo pusimos en marcha el 27 de septiembre.

Finalmente, nuestros buscavidas de este mes decidieron ofrecer 4 productos: Caca de Vaca, Caca de Caballo, Caca de plástico (para los más escrupulosos) y Camisetas.

¿Cuántos pedidos, aproximadamente, habéis servido?
Los dos primeros días sólo recibimos pedidos de amigos y familiares, pero al tercer día ya tuvimos un pedido de alguien que no conocíamos. En dos semanas hemos realizado más de 300 envíos.
Asimismo, tenemos ya más de 300 amigos en Facebook y a 13 de octubre, con sólo dos semanas de vida, llevamos más de 20.000 visitas en nuestra página web!!! Hasta nos ha contactado un gestor de espacios publicitarios para tantear la posibilidad de cederle un hueco en nuestra página (esto nos ha sorprendido bastante, ya que no nos imaginábamos que íbamos a tener este éxito).
Por otro lado, recibimos gran cantidad de sugerencias y peticiones de productos como caca de cabra, de perro… incluso nos han llegado a pedir caca humana (evidentemente, a esto nos hemos negado!!!)
También nos han solicitado tazas, ceniceros, mecheros…
¿Cuál es el producto más vendido?
Lo más vendido es la caca de vaca. Lo segundo, la camiseta de “eres una caca”.
¿Qué tipo de clientela solicita vuestras bromas?
No conocemos a nuestros clientes. Todos los pedidos se realizan por internet y por lo tanto no sabemos ni su edad, trabajo, situación familiar, etc. Tampoco sabemos nada de los destinatarios. Además, tal y como señalamos en nuestra página web, mantenemos el anonimato de nuestros clientes, cosa que por los comentarios que nos llegan, es muy apreciado.
Los receptores del “regalo”… ¿Cómo se lo toman?
Hasta ahora no hemos recibido ninguna crítica o queja. Nuestra filosofía es la de la broma y así lo señalamos en nuestra página y en nuestros envíos: llegan perfectamente envueltos en una fiambrera estanca, a su vez envuelta en papel de burbujas. Todo ello acompañado de una simpática nota de nuestra parte.
No aceptamos ningún tipo de nota de acompañamiento que pueda ser ofensiva o insultante. Como te he dicho, esto es simplemente una broma, nada más.
Varios receptores nos han contactado (tanto a través de los comentarios públicos de nuestra página web o de nuestro perfil en Facebook) para señalarlos el tono jocoso con el que han recibido la broma.
También nos han solicitado saber el nombre del bromista, pero en este sentido somos estrictos: mantenemos la confidencialidad.

Como te digo, hasta el momento todo el mundo lo ha tomado a bien y con humor. Y así debe de seguir, ya que no pretendemos otra cosa.

En cualquier caso, antes de comenzar a enviar cacas de terceros, hicimos varias pruebas enviando cacas a familiares, amigos, vecinos y compañeros de trabajo (que no sabían que estábamos planeando arrancar este negocio) para comprobar su reacción. Al igual que nuestro primer envío, todo el mundo se lo tomó con diversión, contando la anécdota abiertamente y de forma natural y jocosa. Esto fue lo que nos animó a arrancar. Si hubiéramos sentido que alguien podía ofenderse, probablemente no hubiéramos seguido adelante.

Por favor… contadnos alguna anécdota.

La primera vez que fui a recoger caca de vaca… qué miedo. ¡No sabía yo que las vacas eran tan grandes!

El granjero se rió bastante de mi, tanto por mi temor como por como iba vestido para la ocasión: unos náuticos sin calcetines (era casi verano) que hicieron que saliese con los pies llenos de mierda!!!

Y en cuanto a envíos… el 90% de nuestros pedidos son para gente anónima pero tenemos varias peticiones para futbolistas (especialmente Ronaldo, que ya tiene bastantes cacas y camisetas. Por cierto, se podría poner alguna para festejar un gol, que ya tenemos muy vistos sus abdominales!!!) y personajes del mundo rosa (Belén Esteban, Ana Rosa Quintana, Kiko Hernández el de Sálvame).

¿Estáis pensando en algún producto nuevo?

Todavía es pronto para diversificarnos. Sí que hemos pensado en productos de uso cotidiano como tazas o ceniceros. También en peluches o cojines. Ya veremos.

Amig@s, aquí os dejo una sugerencia: la próxima vez que sientas ganas de de mandar a la mierda a tu vecino, ahorra saliva… ¡Díselo con caca!
Visita la web de “Cacas a domicilio“…
Anuncios

Un comentario en “Somos buscavidas… Cacas a domicilio”

  1. Me ha encantado, la idea es buenísima y al final no deja de ser un regalo a alguien que no te gusta o que te ha hecho algo que no te ha gustado! Mucho mejor que el uso de la violencia! jajajaja. Enhorabuena a cacas a domicilio y a los buscavidas por encontrarlos!!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s